Salesianos, vidas comprometidas con el servicio a los demás y forjadores de valores

Martes, 01 Septiembre 2015 21:12

SANTO DOMINGO. Ser salesiano constituye una experiencia única para quienes la han vivido, que aseguran recibieron una educación integral, basada en valores que les ha marcado de por vida y comparten de generación a generación. De ahí, a través de la congregación salesiana dentro de la iglesia católica, que se haya logrado insertar en la sociedad a miles de hombres y mujeres que demuestran una vida comprometida con el servicio hacia los demás, son forjadores de valores en sus familiares y entornos en los que se desenvuelven y ejemplo a seguir para la sociedad.

En ocasión de conmemorarse el Bicentenario del nacimiento del fundador de los salesianos, Don Bosco, el pasado 16 de agosto, dos ex alumnos nos revelan el impacto que ha tenido en sus vidas la formación educativa y espiritual que recibieron desde su infancia.

Descubrió su liderazgo

Para Eddy Cabreja, ingeniero de profesión y director de Ingeniería de la empresa CODELPA, la educación integral que recibió en su larga trayectoria de experiencia salesiana le ha permitido ser un profesional de éxito, eso aunado a los valores que hoy en día ha podido inculcar a sus hijos.

Cabreja ha ejercido su carrera durante 13 años aproximadamente, en distintos países.

Admitió que su profesión se ejerce en un ambiente corrompible, donde mucha gente quiere ganar oportunidades sobre la base de dar prebendas. Por eso ha descartado a muchos clientes, y ha preferido no concretizar importantes negocios.

“A mí, el que me ofrece algo está afuera. O sea el que me ofrece algún regalo a cambio de que yo le beneficie con algo ya sabe, sin yo decírselo, que esa fue su razón para quedar fuera”, reveló.

Dijo que esa práctica es más común el área de la construcción de lo que la gente cree. “Hay personas que buscan corromper de forma sutil, y otros no de forma tan sutil”, analizó. Afirma que el valor de las cosas es mayor por la forma como se adquieren porque le queda la satisfacción no haber caído en ese tipo de prácticas.

Cree que el trato humano que se le pueda dar a los profesionales y técnicos hace la diferencia como director de un área.

“Mi carrera de la ingeniería se puede prestar a la explotación”, admitió.

En ese sentido, relató que trató de cambiar el precedente que existía al tratar a los empleados de una forma más humana.

Relató en su trayectoria profesional ha sido doloroso ver como los trabajadores trabajaban solo para comer y son explotados en sus jornadas laborales. “Me sentía mal siendo parte de ese sistema”, admitó.

Aseguró que hoy en día en la empresa para la cual labora han logrado mejores condiciones para los empleados, lo que le da satisfacción.

Aunque tiene muchas ocupaciones laborales y familiares, dice que se mantiene en contacto con la comunidad salesiana, a través de la asociación de ex seminaristas a la cual pertenece, que es parte de la Federación de Exalumnos de Don Bosco (FedeBosco).

Inculca valores

Eddy Cabreja manifesta con orgullo que ha inculcado a sus cuatro hijos la enseñanza católica que recibió. “Mis hijos no han estado en casas salesianas, pero aman a Don Bosco porque Don Bosco entra en el ADN de las personas. El que pasa por una casa salesiana queda marcado, y eso es imposible no transmitirlo”.

Define como los mejores años de su vida estar rodeado de salesianos, donde era común encontrarse con “gente de buena fe”. Añora esos años donde prevalecía el ambiente sano.

Para él el lema de los salesianos: “Buenos cristianos y honestos ciudadanos” ha tenido un gran impacto en su vida y en las vidas de todos los ex alumnos salesianos.

Manifestó que como alumno recibió una formación superior más completa que la habitual, una educación integral que a su entender ha marcado la diferencia.

La disciplina con que se forman, los hábitos de lectura y los valores inculcados han sido prioritarios en su vida.

Expresa que agradece su desarrollo profesional a que desarrolló el hábito de la lectura con los salesianos, lo que le ha inculcado a sus hijos.

“Es una educación que te marca para toda la vida”, reflexiona.

De inseguro a exitoso

Otro salesiano, Lorenzo Martínez Lebrón, recuerda haber sido un niño tímido e inseguro. Se inició en la vida salesiana a sus 9 años, siendo limpiabotas en el programa educativo “Canillitas con Don Bosco”.

Atribuye a ese programa y a las demás experiencias con los salesianos que ha tenido el hecho de que pudiera desarrollar valores y competencias que hoy en día le han convertido ser el profesional de éxito.

Martínez Lebrón es ingeniero en sistemas y funge como encargado del Departamento Contenidos y Aplicaciones del INDOTEL.

Relata que vivió una experiencia muy importante en el proyecto Canillitas con Don Bosco, porque sirvió de referente en su vida.

“Fue como un repelente” de lo que se vivía en el barrio donde había mucha violencia, pobreza extrema, droga y delincuencia”, analiza.

La formación que recibían acompañada de las actividades recreativas y los patrones de buena conducta inculcados forjaron el hombre que es hoy en día.

Se considera un esposo y padre ejemplar.

El y Eddy Cabreja vivieron la experiencia de ser seminaristas durante varios años.

Martínez Lebrón relató que tuvo que tomar la decisión de desertar a la vocación de ser sacerdote, debido a que por las precarias condiciones económicas de su familia tuvo que estudiar en ITESA para hacerse profesional, y ayudar al sostenimiento de sus seres queridos. Señala que la educación salesiana sirvió para identificar su gran vocación de servir, lo cual hace desde su profesión y dentro de la iglesia católica a través del canto. Pertenece a un ministerio de la Renovación Carismática Católica que se llama “Adoradores Unidos”.

Asegura que el poder vivir una experiencia de la obra salesiana definitiva fue el vehículo que permitió que él sea el profesional que es, el padre de familia que es y el ser humano que tiene buenas relaciones personales por lo que no puede señalar con quien ha tenido algún conflicto.

Ha estado al borde de la muerte en accidentes y asaltos, pero “Dios me mandó ángeles para que me protejan”.

Asegura que el sistema preventivo enseñado por Don Bosco le ha marcado y lo aplica a su familia, con su esposa y dos hijos.

 

Siguen celebrando bicentenario del natalicio de don bosco

El padre Juan Linares, delegado al nivel de las Antillas de los Ex alumnos de Don Bosco y ganador como Hombre del año 2011, anunció que con motivo del Bicentenario del nacimiento de Don Bosco FedeBosco y la Federación Antillas de Exalumnos de las Hijas de María Auxiliadora (FANEX), realizarán el “Encuentro Nacional de Exalumnos de la Familia Salesiana”.

 

El acto se efectuará el domingo 27 de septiembre, a las 10:00 a.m., en el Salón de Eventos y Convenciones de Sambil. Pretenden reagrupar a más de 2,000 exalumnos. La actividad se suma a las numerosas actividades realizadas en el mundo para celebrar el Bicentenario del fundador de la congregación Salesiana.

Los salesianos están presentes en 124 países y en República Dominicana desde 1935 educando en ambientes pobres y marginados.

Con esa iniciativa buscan reintegrar a los ex alumnos salesianos en los programas que impulsan en la iglesia católica.

Linares precisó que tienen como propósito ser un referente para la vida pública como otras entidades sociales.

Por Yamalie Rosario – Diario Libre

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz