Acción de Gracias por la presencia del padre Vandor en Santa Clara

Viernes, 16 Octubre 2015 20:48

Santa Clara.- Como aquella tarde de 1979, este 8 de octubre llovió sin parar en el momento de la Eucaristía que la comunidad de Carmen ofrecía en acción de gracias por la presencia del Siervo de Dios Pdre José Vandor en Santa Clara. En esta ocasión, al terminar la Santa Misa, miembros de la Familia Salesiana, sacerdotes y otras personas que conocieron al padre Vandor y aún reuerdan la labor pastoral y educativa que realizó duarante su vida en la ciudad, colocaron una planta con la flor de Cala en el Cuarto – Museo que se encuetra en la parroquia, dode se conservan sus documentos y objetos personales.

Entre la lectura de poemas compuetos por el padre Vandor e historias contadas por algunos de sus amigos, transcurrió la visita a la misma habitación donde murió hace 36 años un hombre lleno de paz que va camino a los altares.

El padre Vandor, de nacionalidad húngara, tuvo una capacidad impresionante de inculturarse en nuestro país desde que llegó en 1936 como misionero salesiano. Su sentido del humor, la  prudencia en sus discursos y mensajes durante las difíciles décadas del 60 y 70, su paciencia inalterable, la humildad y sencillez con que se manifestaba ante su inmensa sabiduría, la valetía con que medió entre la Polícía y el Ejército Rebelde durante la Batalla de Santa Clara, la aceptación del sufrimiento que le provocó la enfermedad degenerativa sufrida en sus últimos años, son actitudes que marcaron a los que tuvieron la oportunidad de conocerlo y a los que nos hemos acercado a su memoria.

Hoy, la comunidad de Nuestra Señora del Carmen, guarda con recelo su historia, y se satisface en proclamar que la Familia que fundó el padre Vandor ha dado frutos buenos que transmiten su legado de una geneación a otra.

Al dedicar la Iglesia el mes de octubre al Rosario, compartimos una poesía que compuso el padre Vandor por la ocasión:

“Mi Rosario”

Al repetir el saludo angelical,

que te eleva de todos por enciama,

con fervor digo con Isabel tu prima:

¡Bendita eres por tu gloria maternal!

Madre mía, con devoto amor filial,

tus goces y dolores que forman tus glorias,

recordar quiero con mi frágil memoria;

reugo me ayudes con tu luz celestial.

Quisiera que los actos del vivir diario,

las alegrías y penas, fueran flores,

para darte sus pétalos y colores

como cuentas de un perenne rosario... (Mayo, 1964)

Por Caruchy Castellanos

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz