P. José Pastor: La educación recibida es el pasaporte para el presente y el futuro

Miércoles, 13 Julio 2016 20:16

(ANS – Roma).-  Una entrevista abierta y franca. Una reflexión profunda, luego de ocho años como Delegado mundial de los Exalumnos de Don Bosco con sede en la Casa Generalicia de los salesianos en Roma. El P. José Pastor Ramírez de República Dominicana nos responde a una serie de preguntas y afirma categóricamente: “Los Exalumnos son: el fruto de la misión salesiana, una fuerza que fermenta el mundo”, y tienen un único pasaporte que es “la educación recibida”.

1.      Breve biografía.

José Pastor Ramírez nació en La Vega, República Dominicana. Es el mayor de seis hermanos. Su familia es de origen campesina, de padres con una arraigada fe cristiana. En el hogar le inculcaron los valores de la responsabilidad, el trabajo y el servicio. Conoció a los salesianos en Jarabacoa, su ciudad natal, en el Oratorio donde permaneció desde los 7 a los 14 años de edad. Además de la formación filosófica y teológica requerida para la vida salesiana sacerdotal, se especializó en teología espiritual, psicología clínica, terapia familiar sistémica y Análisis transaccional. En Las Antillas, su Inspectoría de origen, se desempeñó como formador, delegado de pastoral, vicario inspectorial y como Inspector. Los últimos ocho años se ha desempeñado como Delegado mundial de los Exalumnos de Don Bosco con sede en la Casa general de los salesianos en Roma.

2.      ¿Cómo llegaste al cargo? ¿Qué función desarrollaste y qué trabajos has tenido en estos años?

Al concluir mi servicio como Inspector, el 20 de diciembre de 2008, el Rector Mayor emérito, P. Pascual Chávez Villanueva, me nombró como Coordinador de la Familia Salesiana (función creada por el Capítulo General 26) y como Delegado Mundial de Exalumnos de Don Bosco. La Coordinación de la Familia Salesiana la realicé hasta que fue nombrado el Delegado del Rector Mayor para la Familia Salesiana (figura creada por el Capítulo General 27). El servicio como Delegado Mundial de los Exalumnos lo realizaré hasta el día 15 de junio del presente año 2016.

3.      ¿Cómo es la realidad mundial de los Exalumnos: desafíos, problemas, población de exalumnos?

La realidad de los Exalumnos en el mundo es tan variada como variados son los país, las inspectorías y las regiones donde está presente la Asociación. No existe una homogeneidad de crecimiento de la Confederación Mundial porque depende mucho de la animación y acompañamiento que realizan sus líderes (delegados y exalunnos) en las federaciones. Los grandes desafíos de la Asociación son: Crecer en identidad exalumnal realizando su misión como laicos en la Iglesia y en la sociedad; “favorecer y defender, por todos los medios, el compromiso social, político y económico, especialmente con los valores humanos y cristianos: la vida, la libertad, la verdad, la solidaridad, la fraternidad”; fortalecer las Uniones locales; implantar proyectos educativos y de solidaridad; rejuvenecer la Asociación potenciando la inscripción de las nuevas generaciones de exalumnos. Los exalumnos inscritos son aproximadamente unos 100 mil, asociados en unas 50 federaciones.    

4.      ¿Quiénes son los “exalumnos de Don Bosco”?

“Los Exalumnos son: el fruto de la misión salesiana, la riqueza ofrecida a la humanidad, una fuerza que fermenta el mundo” (Estatuto 1, a).

5.      ¿Cuál es el trabajo del Delegado mundial de los Exalumnos?

El trabajo que ha de realizar el Delegado mundial lo define estupendamente el Estatuto de la Confederación mundial en su artículo 25, a: “Es el representante del Rector Mayor de la Congregación Salesiana, el formador y acompañante espiritual de la Confederación mundial”. El servicio formativo lo realiza con su presencia y elaborando temáticas formativas que presenta, en la Asamblea Confederal mundial que se reúne ordinariamente cada 6 años, en los Congresos regionales, en la Presidencia mundial que se reúne cada año y en la Junta Ejecutiva mundial que se encuentra cuatro veces al año. En las inspectorías, cuando lo requieren en ocasión de celebraciones especiales. Además, es responsable con el Vicepresidente mundial joven de la coordinación y ejecución de las 4 Escuelas de líderes de Europa, Asia y América.

6.      ¿Qué pasos has dado para cohesionar la Confederación Mundial de exalumnos?

El Delegado mundial no tiene una función de gobierno en la Asociación, sino formativa, espiritual y de orientación. El gobierno corresponde a los laicos: a la Presidencia Mundial, inspectorial y local. Debo reconocer también que las visitas a las inspectorías, la participación en los congresos y las diversas reuniones con la Presidencia y con la Junta me han ofrecido una oportunidad estupenda para construir la unidad, la comunión, y, por supuesto la cohesión de la Confederación mundial. Tanto la revista online, NewFlash, como la carta mensual del Presidente mundial están generando un movimiento de buenas relaciones de las federaciones con la Presidencia mundial y viceversa, que favorece la cohesión.

7.      ¿Cómo has materializado el plan formativo y de acompañamiento para con los exalumnos?

En la tarea formativa me ha movido siempre la convicción de que el fin de todo aprendizaje es el crecimiento, y nuestra mente, a diferencia del cuerpo, puede crecer mientras vivamos. Así pues, la vida nos permite la estupenda aventura de aprender constantemente. ¡Vivir es aprender! Pero para formar y acompañar personas, es ineludible poseer un plan formativo, unitario y bien concebido. Por tal motivo he elaborado, en estos casi 8 años de servicio entre los Exalumnos, un itinerario formativo constituido por 31 temas, subdivididos en 10 módulos temáticos.

8.      ¿En qué áreas has centrado tus esfuerzos formativos?

En el servicio formativo con los exalumnos he centrado la atención en el binomio identidad y misión. Por ser dos dimensiones que se reclaman y enriquecen una a otra, y que por tanto se han de vivir en fecunda complementariedad. Ser, pues, fieles a la propia identidad y a la propia misión es cada vez más urgente en el mundo de hoy, signado por tanta confusión y relativismo. El exalumno que tiene clara su identidad y misión en la Iglesia y en la sociedad, vive a plenitud el llamado de Don Bosco a ser “honrados ciudadanos y buenos cristianos”, a ser “luz y sal de la tierra”.

9.      Después de estar muchos años en una obra salesiana, ¿cómo debería ser un exalumno de Don Bosco en la vida diaria?

El educando que concluye su proceso formativo en una obra salesiana ha de poseer la firme convicción de que el arma más poderosa que el Sistema Educativo de Don Bosco ha puesto en sus manos es la “educación recibida”; que la educación es el pasaporte para el presente y el futuro, que ha de mantenerla siempre vigente; que la educación es la llave para abrir la puerta de oro de la libertad. El alumno ha de salir de la casa salesiana con la convicción de que con su compromiso social y su responsabilidad, a toda prueba, cambiará el mundo comenzando por sí mismo y por su familia. Además, por la “educación recibida”, el exalumno de Don Bosco ha de asumir el valor de la solidaridad como estilo de vida. Es decir, ha de ser un constructor de la “caridad social” o caridad política” porque solo la caridad cambiará el mundo.

10.  ¿Cómo motivarías una unión local para que los exalumnos asuman su misión de ser sal y luz en la tierra?

Tengo la firme convicción de que la mejor motivación que se puede ofrecer al futuro exalumno, que entrará en la Unión local, comienza a forjarse el mismo día y momento que entra por vez primera a una obra salesiana. De hecho, los exalumnos más leales a la Asociación han sido personas marcadas por educadores amigables, cercanos, paternos, delicados, respetuosos y motivadores. Es así como los educadores han logrado convertir al alumno en un amigo. La Unión local, por su parte, ha de convertirse en una “casa” donde los exalumnos se encuentran como amigos para compartir, formarse, crecer, vivir y proyectar juntos la solidaridad. Además, es esencial que la Federación motive las Uniones locales a asumir proyectos educativos, sociales o evangelizadores en las comunidades educativas y en las diócesis a favor de los más necesitados.

11.  ¿Cuáles son los desafíos que se le presenta a la Presidencia Mundial y a la Junta Ejecutiva mundial para los próximos seis años?

Los desafíos que identifico son los siguientes: Dar a conocer el nuevo Estatuto de la Confederación mundial; motivar a las federaciones para que renueven sus respectivos estatutos en conformidad con el Estatuto Confederal; implementar el Plan estratégico de la Confederación mundial; potenciar y multiplicar las Escuelas de líderes; incrementar las Uniones locales y las federaciones; asegurar una comunicación efectiva con las federaciones y entre las federaciones. 

Entrevista completa: Boletín Salesiano España

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz