BICENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SAN JUAN BOSCO: Año Santo para celebrar y fortalecer nuestro camino de fidelidad al Señor

Lunes, 03 Agosto 2015 21:41

Nos acercamos al culmen de este año celebrativo del Bicentenario del Nacimiento de San Juan Bosco (16 de agosto de 1815 - 2015). Desde hace tres años venimos preparándolo como Congregación y Familia Salesiana, a nivel personal, a nivel inspectorial y a nivel local. Hemos tratado de enfocarnos en la figura histórica de Don Bosco, en su Sistema Educativo, pedagógico y evangelizador y en su espiritualidad.   Todavía quedan varias celebraciones y actividades en nuestros países de Cuba, Puerto Rico y República Dominicana, que culminarán en la peregrinación hacia Valdocco, en Turín.

Tomando en cuenta todo lo dicho anteriormente, y en este momento, el espíritu justo con el que queremos continuar viviendo este “Año Santo Salesiano” es el de profundizar en la autenticidad del seguimiento del Señor Jesús, desde el carisma suscitado en Don Bosco. En esta línea nos ilumina lo que nos dice nuestro Rector Mayor, Don Angel Fernández Artime: “deseamos que sea un año, y todo un camino posterior, en el que vivir desde una profunda dimensión mística nuestra consagración religiosa, transmitiendo un vivo testimonio de fraternidad evangélica, a fin de ser más radicalmente y siempre servidores de los jóvenes, especialmente los que más nos necesitan: los más pobres!, como nos recuerda el Papa Francisco” (Entrevista para el periódico “Avvenire”).

A doscientos años de su nacimiento, podemos afirmar que Don Bosco, el Santo de la Juventud, sigue suscitando fuertemente en los jóvenes una adhesión y atracción extraordinarias, que tienen como causa su ser profundamente hombre y profundamente santo. Todo esto, conllevó y conlleva hoy, transmitir al joven un chispazo que lo ilumine en el inicio de un camino de felicidad plena, que supera los halagos de la vida basada simplemente en el goce del dinero y el placer, que hoy como nunca está presentando esta sociedad del consumo, de la presunción y de la vanidad. De ahí que, en cualquier parte, Don Bosco sigue tocando muy profundamente los corazones de los mismos jóvenes: “es por eso que seguimos sintiendo que Don Bosco hoy, en la Iglesia y en el mundo, tiene una palabra educativa y evangelizadora que decir, que comunicar. Sigue queriendo aquí y ahora la felicidad de todos los jóvenes del mundo y su salvación. A nosotros, como Congregación y como Familia Salesiana en su totalidad, nos corresponde encarnar hoy, con la mayor fidelidad posible, y con el corazón de Jesús Buen Pastor, al Don Bosco que ha de llegar a cada joven, a cada muchacho y muchacha del mundo, donde  nos encontremos” (RM en Avvenire).

En consecuencia, nuestro camino tendrá que estar orientado permanentemente a la conversión, para ayudarnos a vivir en fidelidad creativa el proyecto de Don Bosco. Se trata, en definitiva, de que cada uno de nosotros, como portador del carisma desde nuestro estado de vida en la Iglesia, en la Congregación y en el mundo, se haga más consciente del grado e intensidad de la propia vocación.

Después de esta serie de eventos, programas y celebraciones que culminarán el 16 de agosto próximo, cuando hayamos regresado a la cotidianidad, a la vida normal, ¿qué deberá permanecer en cada uno de nosotros? Terminemos repitiendo los cuatro (4) puntos que nos marca el Rector Mayor:

  1. En los SDB de todo el mundo un sentimiento, y una certeza objetiva, de que el propio corazón salesiano y la propia vocación se han visto fortalecidos y consolidados. Que se es más salesiano, más Don Bosco hoy, más fieles al seguimiento del Señor Jesús.
  1. En la Congregación, sueño con que quede un camino recorrido de fidelidad, de radicalidad en el ser, más auténticos y apóstoles de los jóvenes y en especial de los jóvenes más pobres.
  1. En la Familia Salesiana quisiera que quedara un camino recorrido juntos, un camino de creciente comunión y participación en este Don que es el carisma salesiano que nos une y vincula.
  1. En muchos de los jóvenes (muchachos y muchachas) de las diversas presencias salesianas del mundo, sería hermoso que quedara el fuerte deseo de vivir más profundamente su vocación cristiana, su vocación de discípulos misioneros, su compromiso a favor de los demás y su apertura a un proyecto personal de vida donde Dios esté presente, sea cual sea al que El les llame.

El reto en los tres países de las Antillas, donde ha sido implando el carisma de Don Bosco, va siendo cada vez más desafiante, sobre todo en los ámbitos de la Educación y la Evangelización de los aspectos del nuevo resurgir de la cultura a todos los niveles. Que el compromiso personal y como ramas de la Familia Salesiana, se vea fuertemente motivado por todo lo que nos ha traído y continuará trayendo la celebración de este Bicentenario del nacimiento de nuestro Padre Don Bosco. Que podamos acertar mediante la creatividad pastoral en las respuestas que podamos dar. Que por la obediencia a la Palabra de Dios y su gracia en nosotros, podamos continuar siendo más claramente “sal y luz del mundo” (Mt. 5, 13-16).

Por: P. Juan Suriel, SDB

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz