"Esta gente me enseñó el valor de luchar"

Miércoles, 07 Octubre 2015 21:02

(ANS – Puerto Príncipe) – Sor Valeria Timóteo, de las Hijas de María Auxiliadora de Brasil, vive en Puerto Príncipe, Haití, desde el 2010, donde trabaja en la formación de los estudiantes de las cinco grandes escuelas salesianas de la región. En testimonio al Boletín Salesiano de Brasil, comenta lo que ha aprendido en el país.

Por, Camila Santos

Yo no elegí Haití, podría haber sido otro país, otro lugar, pero en ese momento devastador, era Haití. Recuerdo que yo estaba de vacaciones con la comunidad. Eran días tranquilos. Luego de los momentos de miedo y coraje, he vivido muchos sentimientos encontrados. Pensé, ¿qué hacer? Nunca lo voy a olvidar. Era una situación que no esperaba. Una respuesta estaba en el aire: sí o no. Todo fue rápido, porque las imágenes llegaron como una cascada desde la televisión. Pensé que tenía un par de requisitos para esta nueva misión, tan inesperada y difícil. Pero humanamente, me sentí pequeña frente a la realidad frente a mí. Dios habría completado, en su momento, los otros requisitos, si hubiese sido necesario, y esto es lo que pasó. Me alegro de haber dicho que sí.

(...) Son varias las dificultades hoy en Haití. No sé decir cuál es la principal, pero creo que la inestabilidad política crea una inestabilidad general. Como resultado, los inversionistas e incluso los emigrantes no tienen el coraje de invertir en el país, lo que resulta en un abandono total. Existe una falta de puestos de trabajo, de vivienda digna, de hospitales. Carece de alimentos para todos, carece de escuelas decentes, servicios básicos de saneamiento, limpieza de las calles, recolección de basura, agua potable, carreteras pavimentadas de la ciudad. Faltan estructuras recreativas para los jóvenes, que son hacinados en la ciudad sin nada para hacer. Faltan autobuses para el transporte público...

En los últimos seis meses se ha producido una violencia sin precedentes contra la Iglesia, Ha sido un horror. Las comunidades religiosas - especialmente femeninas - fueron atacadas con violencia (...). Fueron tiempos difíciles en estos últimos meses. La Iglesia de Jesús es perseguida hoy. Se trataba de jóvenes, en la mayoría de los casos; tal vez algunos eran estudiantes de nuestras escuelas católicas, presentes en la mayoría del país. ¡Qué situación!

Muchas cosas han mejorado considerablemente en el país. Pero aún no lo suficiente como para ver a los niños en las calles limpias y seguras, con las luces de la calle por la noche y las vías sin un montón de chatarra.

Esta gente me enseñó el valor de luchar. A tener el coraje, el coraje de vivir, incluso en situaciones inhumanas.

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz