Confirmar la propia vocación misionera en el DBCPC

Miércoles, 21 Octubre 2015 19:46

(ANS – Ashaiman) – Hay muchas maneras de discernir la vocación misionera “ad gentes” – en el exterior y para toda la vida – de un joven salesiano. Uno de ellos es pasar dos o tres años de tirocinio en una tierra de misión antes de que la vocación misionera ad gentes sea confirmada por los superiores.

El joven clérigo salesiano chino Po Tak Anthony, nacido en Hong Kong, ha pasado el primer año de tirocinio en su ciudad natal, trabajando en la escuela salesiana “Shai Kei Wan”; sin embargo, el segundo año lo pasará en África, en Ghana, para confirmar su llamada misionera. Anthony había enviado su petición misionera al Rector Mayor hace ya dos años; y actualmente se encuentra colaborando en el centro salesiano para menores víctimas de la trata “Don Bosco Child Protection Center” (DBCPC) de Ashaiman, en Ghana, en la Inspectoría África Occidental Anglófona (AFW).

Ya llevo aquí en Ghana algo más de un mes – escribe el salesiano en este octubre misionero – Estoy contento del hecho de que poco a poco me estoy adaptando al lugar, a las culturas y a las lenguas. Cierto, no faltan las dificultades y los desafíos a los que me estoy enfrentando, pero es una cosa buena y me animan a seguir adelante; no tengo miedo porque Dios está siempre conmigo y mi mamá María me protege… No me desanima nada… hasta ahora, creo que la única cosa que me podría asustar sería alejarme de Dios. Dios es siempre bueno, me concede muchas gracias y me hace experimentar su presencia cada día, sobre todo cuando estoy en medio de los niños y de los jóvenes.

Mi trabajo de cada día es el apostolado en el Child Protection Center. Esos pobres niños están abandonados. Algunos de ellos no saben ni siquiera dónde está su ciudad, no conocen a sus familias, no tienen ninguna posibilidad de ir a la escuela, se ven obligados a trabajar al aire libre… tienen que afrontar cada día muchos problemas y situaciones injustas.¡Pobres chicos! Yo estoy aquí para acompañarles día a día. Para jugar, estudiar y rezar. Veo a Jesús en cada uno de sus rostros, todos son bellísimos y verdaderos Hijos de Dios. No deberían ser tratados de esta manera… Mi corazón se está derritiendo en el Amor de Dios y  me pide compartir con Él su amor por los niños. Creo que no hay nada más grande que su amor y tengo necesidad de ser su inútil instrumento para compartir aquí su amor por los niños”.

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz