Liderazgo Autentico Y Fe

Jueves, 30 Abril 2015 00:50

(SEGUNDA PARTE)

Dr. Telésforo González Mercado, Ph.D

6. "Evite la insularidad"

Continuando el tema del artículo anterior, reconocemos que la Iglesia Católica ha sido acusada de estar "atrapada en movimiento" y poco dispuesta a considerar un cambio significativo. Algunas empresas también se niegan a aceptar la ayuda exterior o reconocer que existen problemas; ninguna organización o individuo tiene todas las respuestas. Francisco cree que el exceso de autosuficiencia indica una falta de confianza en la presencia de Dios. No se puede ser un líder fuerte, estando lleno de inseguridad y vulnerabilidad. La humildad contribuye al crecimiento personal y nos hace más propensos a buscar ayuda.

No se puede dejar que la insularidad infecte la organización, como puede ocurrir si configuramos departamentos para competir entre sí. Es recomendable organizar reuniones y comidas informales para que las personas de diferentes áreas puedan conocerse mutuamente. Francisco cree que la iglesia debe reconocer la realidad social actual y hacer ajustes proactivos en sus estructuras, forma y pensamiento. Aferrarse a una determinada ideología o conjunto de procedimientos al tiempo que niega la realidad del cambio, sólo logra frenar a una organización, independientemente de su tamaño.

Los líderes enfrentan la realidad. Francisco reconoce que para tener éxito se debe entender la política. Anima a la gente a explorar la cultura de su organización. Francisco transmite deliberadamente su humildad. Al utilizar el transporte público como obispo, se hizo más accesible y humano. Francisco encarna la conciencia espiritual de la Iglesia Católica, pero sabe que también debe ser un "ente político" diferente a los líderes tradicionales. El Papa Francisco reconoce que los líderes deben tomar decisiones que tienen consecuencias graves, y cree que impetuosidad es perjudicial. Él dice que una decisión precipitada que tomó hace años provino de la inmadurez y creó la percepción errónea de que él es "ultraconservador".

La necesidad de tomar decisiones inteligentes aplica a los líderes que contratan gente superior a ellos. Las decisiones sobre gente son siempre la principal prioridad de un líder. Francisco compara la Iglesia Católica Romana con un hospital que trata a los heridos espiritualmente, como lo hace una unidad médica móvil en las líneas de frente en una guerra. Él quiere que el clero ayude a aquellos con dificultades financieras, de relación o a quienes tienen que lidiar con la muerte de un ser querido. Cree que un digno servidor del pueblo actúa con un sentido de urgencia, caridad, amor, solidaridad y justicia.

Los líderes eficaces como Francisco saben cómo tomar decisiones poco ortodoxas. Tienen la confianza y experiencia para actuar en el mejor interés de sus organizaciones. La vida en la frontera significa poner sus necesidades y deseos a un lado para servir a los demás. En marzo de 2014, Francisco se arrodilló y se confesó públicamente. Así se definió como pecador - que podría ser redimido mediante el rito católico de la confesión - y como alguien que merece el perdón, porque por extensión, todo el mundo es un pecador". Demostró que no está por encima de cualquier otra persona.

Francisco utiliza una estrategia similar para hacer frente a la adversidad. El perdió un pulmón siendo adolescente. Sin embargo, trabajó en una fábrica de medias después de la escuela. Aprendió desde muy temprana edad "a convertir los reveses en oportunidades para crecer". El Papa ha trabajado arduamente para tratar equitativamente con los escándalos de abusos sexuales que afectan muy penosa y lamentablemente a la Iglesia Católica. Él creó una comisión de ocho personas que incluyó a cuatro mujeres para enfrentar estos problemas. Los líderes no pueden perder el tiempo cuando se enfrentan a una crisis; tienen que enfrentarla en forma seria y oportuna. Retrasar la acción plantea dudas e invita a la crítica.

12. "Preste atención a los no clientes"

Bajo el papado de Francisco, la iglesia ha tendido la mano a los no miembros y a los católicos no practicantes. Este es sólo el primer paso en el análisis de la organización de afuera hacia adentro. Para tener un panorama más preciso, hay que aprender lo que los no clientes piensan de su organización.

Es necesario ir más allá del mercado inmediato. De la misma forma como Francisco llama la atención de los no católicos, con su humildad, su trabajo social y su ejemplo de liderazgo compasivo, es necesario averiguar lo que los “no clientes” piensan de la empresa y como piensan de la Iglesia Católica Romana los que no son católicos creyentes.

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz