70 años de devoción a san Juan Bosco en Manzanillo

Viernes, 07 Agosto 2015 21:12

María Luisa Corrales, tiene 86 años. Vive en Manzanillo. En una de las paredes de su casa cuelga un cuadro de Don Bosco que pertenecía a su madre. Después de haber leído la biografía del santo, cada semana, cuando se le llevaba la comunión, comenzó a compartir algo que le interesaba sobre él. Un día mostró un folleto con el sello de salesiana cooperadora de su mamá. Así nació el deseo de conocer la historia de la presencia del carisma de Don Bosco en Manzanillo. Ileana Planells Valdespino, se ha ofrecido a escribir sus recuerdos sobre los orígenes de la Capilla San Juan Bosco en Manzanillo.

Por iniciativa de una hermana que realizó un donativo, en el año 1948, comienza la construcción de la Capilla de San Juan Bosco, en un terreno en el cual se encontraba una hortaliza. En 1949 todavía con el piso de tierra, se comienza a dar catequesis y a celebrar la Eucaristía. El sacerdote que ofrecía las misas y ayudaba en la catequesis fue Fray Miguel Akdaz, para todos, el padre Miguelito.

La catequesis fue guiada por Iluminada Mendoza. En la parte trasera funcionó como escuela primaria hasta el tercer grado siendo ella la maestra junto a Olga Arias. Las alumnas de esta escuela fueron: Alia Milan, Emilio Méndez, Angelita Méndez entre otros. El primero grupo de catequesis lo constituyeron: Ileana Planells, José Planello, Ilda Valdespino, Melba Valdespino, Reinaldo Valsuspino, Idalmes Alancán e Hilda Nicalardes. Como iniciativa de las catequistas, para el día de Reyes se repartían preguntas para los niños, además de ropa y zapatos.

La fundación de la Capilla se declara oficialmente el 5 de octubre de 1950 con la llegada de la Virgen de Fátima a Manzanillo, la cual permanecía varios días en la capilla y todas las tardes se sacaba a visitar el barrio para que los vecinos la honraran. Por las salidas diarias, la llamaron cariñosamente “la callejera”.

En el año 1961 se cerró la Capilla a razón de la expulsión de los sacerdotes del país. En 1965, estando cerrada la Capilla, se presentaron unos funcionarios de Educación pidiendo que se les entregaran las llaves de la Capilla para abrir una escuela. Este acto fue negado por la persona que tenía bajo custodia dichas llaves, impidiendo así que se apropiaran de los locales.

En 1967 un grupo de fieles, entre los que se encontraban Ileana Planells, Fara Reyes, Anita Pulle, Teresita Pulle, Gicela Garcia, Nenita Alár, Sofia Reyes y otras, decidieron abrir sus puertas. La apertura de la misma dio inicio a la catequesis y más tarde a la Celebración de la Palabra los domingos, así como un teatro de títeres. En esta condición se mantuvo hasta la llegada del padre Rodolfo Sánchez, quien comienza a celebrar la Misa con la asistencia de solo siete fieles: Marín Pérez, Ileana Plonells, María Julia Barona, Pedro Melina, Cuca Sánchez y María Dolores Ortéz; algunas ya fallecieron y otras se encuentran siendo muy activos.

En 1991, llegaron las hermanas salesianas: sor Rosa María Negrete, sor Severina, sor Josefa Cuello y sor Enrica. Estas hermanas mantuvieron siempre la catequesis y otras actividades. La comunidad fue creciendo con muchos entusiasmo y hoy asisten un aproximado de 60 fieles. Funciona el grupo de catecumenado de adultos con Pepe Plonells. En este año del Bicentenario del nacimiento de Don Bosco, gracias al Postulante Orestes, llegaron un grupo de veinte jóvenes adolescentes para hacer el catecumenado y a profundizar sobre espiritualidad salesiana con la  ayuda de las hermanas. Sin dudas estamos muy contentos de que existan grupos formadores religiosos en la fe católica y salesiana. 

Colaboración de Sor Nazarena e Ileana Planells

Deja un comentario

Más destacadas

Made with love bySteven Diaz